Tipos de cunas y minicunas

¿Esperas la llegada de tu bebé? ¿Has comprado la ropa, el cochecito, la trona, o los accesorios para el paseo? La verdad es que entre la gran multitud de artículos que necesitas para el cuidado del pequeño, es muy probable que se te haya pasado algo por alto. Y mucho más que dudes entre varios modelos. ¿Ya has elegido el tipo de minicuna o moisés para bebés?

La seguridad es vital. Los pequeños pasan mucho tiempo en ella, y por este motivo el tipo de cuna a utilizar no es una elección banal. Al contrario, es de vital importancia para asegurarnos una seguridad óptima y una comodidad perfecta para el niño.

cuna-para-nino

Desde 1000bebes nos preocupamos por sus cuidados y por su salud, porque somos especialistas en puericultura y nuestro trabajo es, precisamente, hacer hincapié en todo lo relacionado con el bienestar del niño, sobre todo durante los primeros años de vida. Y como existen diferentes tipos de cunas y minicunas y conocemos las ventajas de elegir la más adecuada, en este artículo te explicamos cuáles son las diferencias para que puedas escoger aquella que se adapte mejor a tus necesidades.

Vamos por orden. Una de las primeras opciones disponibles es el moisés para bebé, una variante de la cuna que se utiliza durante las primeras semanas de vida del recién nacido. Su forma es casi redonda. Gracias a su tamaño y a su forma, puede ser ubicado en cualquier parte de la vivienda, y es ideal si el piso es pequeño o en la habitación hay poco espacio. El bebé relaciona su forma con el vientre materno, y se siente protegido. Puede estar rodeado de mimbre o lona, y se le pueden quitar o añadir las patas según lo que se prefiera para que sea fácilmente transportable.

moises-e531

Otra opción es la minicuna, con casi las mismas características que el moisés, ya que también es ideal para espacios reducidos y se utiliza durante los primeros meses de vida (luego los pequeños crecen y la estructura de la minicuna ya no aguanta su peso). La diferencia más importante es que es más grande que el moisés, a la vez que más pequeña que la cuna tradicional de tamaño estándar. Se puede transportar fácilmente por la casa y las paredes pueden ser de tela o de rejilla (para poder ver al bebé), garantizando la seguridad, calidad y fiabilidad.

El tercer tipo es la cuna TOP por excelencia. La tradicional y con tamaño estándar, con barrotes. Estas cunas duran los dos o tres primeros años, aunque su vida irá en función del tamaño adquirido. El inconveniente es que si es recién nacido, el tamaño, más bien grande, puede hacer que el pequeño se sienta inseguro y menos recogido. En estos casos son necesarios reductores o cojines antivuelco.

Y aparte de estas tres, pensadas para permanecer en el hogar de forma estable, también hay cunas de viaje, que como indica su nombre, están diseñadas para que puedan ser transportadas en vacaciones o hacia segundas residencias. Son opciones provisionales, que no deben utilizarse como cuna habitual. A parte, pueden servir como parque de entretenimiento para que el niño juegue.

Pero las opciones no acaban aquí: también hay otras posibilidades como las minicunas colecho y las cunas convertibles. Las primeras funcionan como extensión a la cama de los padres, permitiendo una vigilancia constante del bebé y pensada sobre todo para las mamás lactantes. De esta forma la madre puede estar cerca de su hijo sin necesidad de levantarse constantemente, más aún si el bebé es de tomas constantes. Esto ayuda a que la mamá pueda descansar mejor durante la noche y pueda cuidar de su pequeño de una forma más cómoda. Dispone de varias posiciones de altura y con opción de balancín. Las segundas, las cunas convertibles, tienen varias formas y posiciones también. En un mismo mobiliario tendrás una cuna que podrás convertir en cama, cambiador, escritorio, etc. Y como podrás añadir un módulo, tu cuna, además de un sitio para dormir, tendrá un lado que podrá ser mesilla, librería, etc. Este tipo de cuna ocupa más espacio pero puede durar más tiempo y se aprovecha más.

minicuna-colecho

Y después de esta explicación, viene la guinda del pastel. ¿Cuál es la mejor? Pues la respuesta es fácil: todas. No hay una considerada como la ideal, todas son perfectas si le das un uso según tus necesidades. Eso sí, debes utilizarlas correctamente, como por ejemplo bloqueando la barrera abatible cuando el niño no esté utilizándola, asegurarse de que no hay espacios de más de dos dedos entre el colchón y los lados de la cuna, no añadir más colchones que el proporcionado y/o el aconsejado, entre otros muchos consejos de los fabricantes a los que debes prestar atención para evitar incidentes.

Pero si aún andas indeciso, sin saber qué cuna es mejor, puedes echarle un vistazo a los diferentes modelos de minicunas y complementos. Incluso visitar nuestra sección de mobiliario infantil en la que encontrarás una relación calidad-precio que puede interesarte, desde las minicunas y moisés para bebés hasta las cunas de viaje de diferentes colores y tamaños.

Deja un comentario