¿Embarazada en verano? Consejos prácticos

embarazada-verano

Estás embarazada y empieza a hacer calor… seguro que estás pensando en la que te espera durante los próximos meses o semanas. Para muchas mujeres, la idea de pasar todo un verano con el peso de la tripa creciendo se convierte en una verdadera pesadilla. ¿Tienen razón?

No te vamos a decir que pasar un embarazo durante el mes de agosto en el centro de una gran ciudad sea un paraíso pero sí que es cierto que, siguiendo unos pequeños consejos, podrás disfrutar de tu estado sin que te afecte en exceso el cansancio y la incomodidad que provoca el calor en las mujeres que esperan un hijo, sobre todo si están en sus últimos meses de gestación.

Beautiful pregnant woman sun tanning at blue pool

Para empezar, es importante que cuides tu alimentación e hidratación. Tomar un desayuno  completo con cereales, lácteos y fruta fresca te dará la energía que necesitas para empezar el dia. Además, es importante que te asegures de  beber agua con frecuencia para refrescar tu organismo y, también, para limpiar tu organismo de impurezas. Piensa que cuanto mejor sea el estado de tu cuerpo,  mejor te encontrarás aunque te agobie el calor. Por lo tanto, te irá bien olvidarte de las comidas copiosas y, por supuesto, del alcohol y el tabaco.

Igualmente, y aunque te parezca un contrasentido, hacer ejercicio moderado te vendrá muy bien para resistir el calor mucho mejor. Elige actividades suaves como el yoga o, ¿por qué no? la natación. Te sentará de maravilla para tus piernas cansadas.

Piensa que estás embarazada y que, haga calor o no, este es el mejor motivo para cuidarte y dejarte mimar. Disfrutar del descanso, de un sueño reparador, usar ropa ligera hecha de fibras naturales, consumir esa fruta que tanto te gusta y saborear ese helado que tanto te gusta al lado de la piscina son algunos de los lujos que debes permitirte. ¡Te sentarán de maravilla y harán que  vivas tu verano de embarazada mucho mejor!

Para acabar, e Igual que ocurre con tu interior, debes plantearte cuidar tu aspecto externo. En verano es demasiado habitual la aparición de manchas solares debidas a exponerse al sol sin protección. Es importante que protejas tu piel con productos hidratantes y con factor de protección solar adecuados a tu epidermis. De esta manera, evitarás que tu rostro y cuello sufran trastornos cutáneos importantes, debidos también a las alteraciones hormonales que se padecen durante el embarazo.

¿Por qué no disfrutar del embarazo en verano? Es una época radiante para esperar un hijo.

Deja un comentario