¿Embarazada y con dolor de espalda? Consejos para sobrellevar las molestias

embarazada-ciatica

 

¿Qué embarazada no ha tenido dolor de espalda? La ciática del embarazo es uno de los trastornos más habituales en las mujeres que esperan un  hijo. Y la verdad es que resulta especialmente incómodo, porque impide la completa movilidad. Si estás embarazada y has notado este dolor en la parte baja de la espalda que se extiende a la cadera y las piernas, seguro que estás deseando saber cómo poder controlarlo.embarazada-dolor

El responsable del dolor de  ciática que sufres es el crecimiento que está experimentando tu útero a medida que avanzan los meses. A medida que aumenta de dimensiones, presiona a su alrededor y llega a tocar el nervio ciático, el responsable de las molestias que sufres en la zona inferior de la espalda, glúteos, caderas y piernas. Y puedes considerarte afortunada si tus molestias son leves, porque cada mujer las experimenta diferente: pueden ir desde un hormigueo suave a punzadas o, incluso, sensación de ardor.

El punto de afectación tampoco es el mismo en cada mujer. Puede limitarse a la parte inferior de la espalda o bajar por la pierna, lo que resulta más molesto porque impide moverse  cómodamente y dificulta el caminar. De hecho, en casos extremos, el pie queda inmovilizado.

Si no has llegado a extremos tan graves, en los que consultar al médico es indispensable, puedes recurrir a algunos pequeños trucos para mejorar tus síntomas de ciática  durante el embarazo y poder moverte mucho mejor:

  • Aplicar calor sobre la zona dolorida
  • Hacer suaves balanceos pélvicos e n posición erguida
  • Hacer ejercicios de flexibilidad de columna
  • La natación o el pilates para embarazadas también pueden ayudarte

De todos modos, si acabas de tener un ataque de ciática, lo mejor que puedes hacer es descansar unos días e intentar hacer los menos esfuerzos posibles.

¿La mejor recomendación posible? Intenta prevenir tus ataques de ciática durante el embarazo siguiendo las pautas de higiene postural que te recomendará cualquier fisioterapeuta. Procura mantener la espalda siempre recta, dormir de lado y cargarla con poco peso para evitar que se resienta más de la cuenta. Además, hacer alguna actividad física y evitar engordar más de la cuenta te ayudará a paliar los  síntomas.

Intenta aplicar estos consejos y ten un poco de paciencia… en cuanto des a luz, tu ciática desaparecerá.

 

 

Deja un comentario