Consejos para mamás primerizas: ¿Cómo evitamos accidentes?

 Evitar accidentes del bebé en el hogar.

Durante los primeros meses, tu bebé es pasivo y no provoca situaciones de riesgo que puedan desembocar en posibles accidentes. Estas situaciones sólo pueden ser producidas por descuidos, falta de vigilancia o atención de las personas que están a su cuidado. Debido a su constante interés por descubrir y experimentarlo todo, las cosas más simples pueden convertirse en verdaderos peligros para él. Por eso, es muy importante prestar mucha atención a todos los temas que puedan suponer un peligro para su salud y evitar cualquier tipo de accidentes.

El baño

Cuando bañes a tu bebé, no lo dejes ni un solo instante sin vigilancia. Un niño puede ahogarse en un bañera que tenga tan solo unos pocos centímetros de agua. También procura poner una alfombrilla antideslizante en su base para evitar que resbale; él se sentirá más seguro y tu podrás bañarlo más tranquilamente al no estar pendiente de los resbalones.

Verifica siempre que la temperatura del agua sea la adecuada (sobre los 35-38º), para evitar que el niño sufra quemaduras.

Recuerda que la electricidad y el agua son totalmente incompatibles. No utilices ningún dispositivo eléctrico cerca de la bañera y seca a tu hijo con el secador, siempre después de haberlo secado con la toalla. Todos los enchufes deben estar perfectamente protegidos (en las tiendas especializadas encontrarás gran variedad de dispositivos a tal efecto).

No dejes a su alcance productos de higiene, cosméticos, medicamentos o utensilios que puedan dañarle (maquinillas de afeitar, corta-uñas, limas,…). Las puertas de los armarios estarán siempre cerradas para evitar que tu hijo alcance algún producto peligroso para él.

No pongas cerrojos en las puertas para evitar que el niño pueda cerrarse dentro.

La habitación

Durante los 4-5 primeros meses el niño puede dormir en un moisés, cuco o capazo en el cual se sentirá más arropado. No debe dormir con almohada. A partir de los 4 meses, tu bebé ya puede dormir en su cuna, que debe estar homologada para garantizar su seguridad (separación máxima entre barrotes, no puede tener partes que el niño pueda manipular o desmontar, altura, …). No dejaremos en ella ni al alcance del bebé ningún objeto ni juguete que pueda caerle encima al intentar alcanzarlo o que tenga alguna parte que pueda desprenderse y que pueda ponérsela en la boca.

Mientras el niño esté en el cambiador o en cualquier otro sitio elevado, no le perderemos de vista ni un instante ya que puede caerse al intentar darse la vuelta.

Todos los enchufes deben estar perfectamente protegidos (en las tiendas especializadas encontrarás gran variedad de dispositivos a tal efecto).

Las cortinas mejor que sean cortas para que no las alcance y las puertas de los armarios estarán siempre cerradas, para evitar que al abrirlas pueda caer algún objeto.

La cocina

La cocina debería ser un espacio restringido a los niños y es aconsejable que no entren en ella sin la vigilancia de una persona mayor. Cuchillos, tenedores, objetos afilados o puntiagudos, bolsas de plástico y productos de limpieza tienen que estar fuera del alcance de los niños. Para ello es aconsejable poner algún dispositivo de los que existen en el mercado para impedir que se abran los cajones y armarios.

El horno debería estar situado a una altura que no permita el acceso al niño, si no es posible pondremos un cierre de seguridad para evitar que pueda abrirlo. Igualmente, colocaremos cierres en el lavaplatos y lavadora.

Si el fuego está encendido, no dejaremos la cocina sin vigilancia y sobretodo vigilaremos que el mango de las sartenes nunca sobresalgan de los fogones.

Escaleras

Situaremos barandillas de seguridad con barrotes para evitar que el niño pueda caerse al subir o bajar las escaleras sin la vigilancia de un adulto.

Garaje

Los productos de limpieza, pinturas y bricolaje estarán fuera de su alcance debidamente cerrados en un armario, a poder ser con llave. Además, las puertas de la despensa y los armarios deberán estar siempre cerrados para evitar que, al abrirlos, pueda caer algún objeto.

Todos los enchufes deben estar perfectamente protegidos. En las tiendas especializadas encontrarás gran variedad de dispositivos a tal efecto.

Jardín

Nunca dejaremos al niño en el jardín sin la vigilancia de un adulto.

No dejaremos utensilios de jardinería como palas, rastrillos, etc… al alcance del niño. Tampoco situaremos plantas con pinchos como cactus, yucas o rosales a su alcance. Mantendremos el jardín limpio de malas hierbas (hay algunas que pueden producir urticarias).

Si tenemos piscina, pondremos una cerca a su alrededor para evitar que el niño pueda caerse, incluso en el caso de estar vacía. No se bañará nunca sin la supervisión de un adulto y no lo perderemos de vista ni un segundo.

Los enchufes deben ser estancos y han de contar con dispositivos que impidan su manipulación por el niño.

Coche

El niño viajará siempre sentado y sujeto en una silla homologada y adecuada a su peso y grupo de edad. En ningún caso se instalará la sillita de coche en una plaza del vehículo que disponga de airbag. Bloquearemos las aperturas interiores de las puertas y ventanillas traseras para impedir que el niño pueda abrirlas.

Peso

De 0 a 10 kg De 0 a 13 kg De 0 a 18 kg   De 9 a 36 kg De 15 a 36 kg.
Edad (aprox) Hasta 10 meses Hasta 15 meses Hasta 4 años De 9 meses a 10 años De 3 a 10 años
Grupo ECE 44/03 0 0+ 0+/1 1-2-3

2-3

 

 

 

 

 

Deja un comentario