Consejos para elegir una hamaca para bebés

hamaca-bebe

Se conocen como hamacas, gandulitas, mecedoras, tumbonas o columpios para bebés una tipología específica de asientos de primera edad que permiten mantener a los niños en posición semi-incorporada, desde el nacimiento hasta los 1-2 años.

Como ocurre con cualquier producto de puericultura, las hamacas para bebés generan opiniones muy diferentes entre las familias. Muchas de ellas consideran que son artículos de gran utilidad: un básico de los primeros meses después del nacimiento. Son una solución ideal para tumbar a los niños de forma segura mientras los padres realizan otras tareas, son ligeras y versátiles, y en ellas, se pueden realizar muchas funciones básicas: hacer una pequeña siesta, jugar, comer un poco… Sin embargo, hay otras familias que no las utilizan. Todo depende del carácter de cada niño, de las rutinas de la familia y del espacio disponible en el hogar.

hamaca-bebe-1

Si crees que una hamaca para bebé puede ser un artículo útil para ti, y dudas entre todos los modelos que hay en el mercado, lee con atención estos consejos.

1- Estabilidad y seguridad. Es muy importante que cualquier hamaca para bebé sea estable, robusta y segura. No solo cuando el bebé sea recién nacido, sino también cuando vaya subiendo de peso y aumentando de tamaño. Antes de comprarla, comprueba la base, el chasis y el arnés de seguridad. Asegúrate, también, que el asiento permite adoptar posiciones ergonómicamente correctas para un bebé.

2- Tejidos. La comodidad es muy importante en cualquier hamaca, tanto para los niños como para los padres. Comprueba que la tela es suave al tacto y que resulta transpirable y fresca en verano; de lo contrario, tu pequeño se podría agobiar en ella. También es importante que esté bien acolchada. A parte, asegúrate que el revestimiento sea fácil de lavar, para que puedas solucionar cualquier pequeño “incidente” de forma fácil.

3- Funciones extras. Algunas hamacas del mercado no se componen únicamente de un asiento y una base, sino que incorporan otras funciones extras, como música, vibración o arcos de juegos. Reflexiona sobre el uso que le vas a dar a la hamaca y elige una opción más o menos sofisticada en función de tus necesidades. Y si escoges una básica, recuerda que algunos accesorios se pueden añadir después.

mamaroo-hamaca-bebe

4- Precio. Parece obvio, pero el presupuesto disponible es otro factor a tener en cuenta a la hora de escoger una hamaquita para bebé. El precio de una gandulita puede oscilar mucho: entre 50€ y 300€ dependiendo del modelo, de la marca y de las prestaciones.

5- Movilidad. El uso mayoritario de las hamaquitas para bebés suele ser en el interior del hogar, pero algunas familias las mueven de un lado para otro. Para ello, hay hamacas que incorporan asas, o incluso que se pueden plegar de forma fácil. Asegúrate de coger una de estas si vas a guardarla o transportarla a menudo. Si también tienes previsto usarla en el jardín o la terraza, busca una que contenga una capota para protegerse del sol.

6- Posiciones. Una opción útil para muchas familias es que la hamaca se pueda reclinar en diferentes posiciones, en función de si el pequeño está durmiendo, jugando, comiendo… Antes de comprarla, plantéate la pregunta: ¿necesito una hamaca con diferentes posiciones? Si la respuesta es afirmativa, busca entre las opciones más versátiles.

Cuando tengas claros todos los puntos anteriores y llegue el momento de escoger, opta siempre por marcas reconocidas y fiables. En nuestro catálogo encontrarás algunas de las mejores hamacas de bebés del mercado: una buena selección para encontrar tu tumbona ideal.

Deja un comentario