¿Cómo te afecta el calor si estás embarazada?

embarazdas.verano

 

El calor es sofocante en estos primeros días de julio, y va mucho más allá de las temperaturas altas típicas del verano. Si estás embarazada, seguro que esta sensación te afecta mucho más, pero ¿puede el calor provocarte más que estas  simples molestias?

La verdad es que las temperaturas excesivas de estos días requieren que te mimes un poco más de lo habitual, y que prestes especial atención a cualquier  síntoma especial que puedas notar, aun más si el parto está cerca. Para empezar, ten en cuenta que tu cuerpo es más sensible a una deshidratación que el de cualquier otra mujer, así que no dejes de beber agua.

Asimismo, en tu estado también tienes más posibilidades de sufrir un golpe de calor si te expones en demasía al sol, así que es el momento de que tengas especial cuidado con tu vida diaria durante los días en que las temperaturas son tan extremas. No es que sean habituales, pero merece la pena que tengas presente su posibilidad, porque pueden ser un problema importante para tu salud y la de tu bebé. Así que… ¡mejor evita sustos!

¿Puedes evitar los peligros de un calor extremo? Por supuesto que sí. Tomando algunas medidas básicas, reducirás las posibilidades de sufrir estos trastornos, y también te sentirás mucho mejor. Ya hemos dicho que la hidratación es clave, así que procura beber más de 2 litros de  agua al día, pero no solo eso.

También te será muy positivo introducir pequeños cambios en tu alimentación, que te ayuden a refrescarte y a hidratar tu organismo por dentro.  Por eso, las ensaladas, las f rutas y los lácteos deben convertirse en los protagonistas de tu dieta.

Asimismo, también es recomendable que cambies algunos hábitos de tu vida diaria. Salir a pasear a primera o última hora del día, ducharte a menudo y usar  ropa cómoda, ancha y de telas naturales te ayudará a facilitar la transpiración y, por lo tanto, a sentirte más fresca y cómoda.

¿Y tú? ¿Cómo sobrellevas el calor? ¡Cuéntanos tus trucos!

Deja un comentario