Comer en el restaurante con tu bebé

niños-comiendo

¿No vas a comer a un restaurante desde que nació tu hijo? Muchos padres tienen miedo a hacerlo, pensando que sus niños son demasiado pequeños como para comportarse de manera adecuada en público. La verdad es que, con un poco de paciencia, ir a comer fuera con bebés es posible.

niños-restaurantePara empezar, muchos padres temen que sus hijos no quieran comer  nada, porque están acostumbrados a tomar solo unos platos determinados que les preparan en casa. Para evitar esta incómoda situación, lo mejor es acostumbrarles desde pequeños a probar nuevos platos y, en caso de que nos   veamos abocados a una situación rápida, optar por llevar la comida del pequeño ya preparada y en un contenedor.

¿Y cómo hacer que se comporten bien cuando están esperando la comida? La verdad es que en niños tan pequeños no podemos esperar que se mantengan sentados como nosotros mientras esperamos la  comida. ¿La solución? Llena la bolsa del cochecito de recursos prácticos para que el niño pueda estar entretenido.  Piensa en pequeños muñecos, papel y colores, marionetas de dedo… ¡hay muchas opciones para que el niño se entretenga sin ponerse nervioso!

¡Y llega la comida! Es importante que hayamos enseñado a los niños a centrarse en los platos y no seguir jugando. Tanto sea en la trona como en una silla, podemos intentar que estén quietos mientras comen, pero es mejor que seamos prevenidos y que busquemos un  restaurante que tenga una zona infantil para después de  comer. Unos juegos o unas mesas para que puedan dibujar serán suficiente para que puedas tener una sobremesa bastante tranquila.

Con esto, y teniendo la suficiente atención como para frenar a los niños si empiezan a molestar al resto de los mortales, podrás empezar a disfrutar de comidas con tus pequeños. ¡Merece la pena!

Deja un comentario